Música

Memoria Musical

June 26, 2016
1

En varias ocasiones les he compartido como la música ha impactado en mi vida como avivadora de las emociones y recuerdos y como trabaja a mi favor como una máquina del tiempo, de hecho la música ha logrado que llegue a memorias que no recordaba o hacer reflexión sobre cosas que no entendía.. es como que despertase de alguna manera pensamientos o sentimientos que se encuentran en el subconsciente…

¿Pero cómo he logrado que estas canciones o melodías puedan trabajar a mi favor como una máquina del tiempo?  no solo logrando que estas despierten memorias sino también emociones.. sí, esas emociones que te hacen que te duela el alma o se te ponga la piel eriza al vivirlos de nuevo.

Un diario musical

Muchos de nosotros teníamos un diario de pequeños en el que escribíamos nuestras historias y nuestro día a día, en mi caso yo anotaba ciertas canciones y creaba vídeos mentales que se repetían una y otra vez en mi cabeza y que al final se convertían en guiones perfectos de las historias más fantásticas, lindas o crudas  de esas canciones que me gustaban  y si bien esto no parece estar conectado de la forma en que creaba  o imprimía memorias de momentos específicos con la música.. por la fantasía alterna que vivía cuando ideaba estas historias en mi cabeza, era el entorno quien las enriquecía, por ejemplo, cuando conocí The bitter sweet simphony de The Verve, era mayo, estaba lloviendo, tenía esos sillones color gris con una textura que solo mis manos pueden recordar, yo tirada en el piso rojo y frío de mi casa, escuchando una y otra vez esa canción (rebobinando cassette), con los ojos cerrados y siempre decía: ¿Cómo voy a recordar esto en 20 años? ¿Qué será de mi vida cuando tenga 24? así que comencé hacer este proceso de imprimir memorias que me permitían recordar y vivir esos momentos.. y fue desde ese minuto que me di cuenta de la necesidad de crear un soundtrack de la vida.. de MI vida, un background musical perfecto para cada temporada… cada momento de la vida, de manera que año con año se iba perfeccionando esta metodología, por lo que después de 14 años de hacer esto, básicamente se convirtió en un “método oficial para imprimir memorias en canciones” es decir, la música se vuelve un canal de emociones siendo lo más parecido a una fotografía pero más interno, si una fotografía dice más de 1000 palabras, una canción hace lo mismo pero con sentimientos y emociones.

Y esta es la forma en que creo nuestros vídeos mentales:

1. Crear vídeos mentales en mi cabeza con las canciones que más me gustan

Y todo comenzó con esta canción, sin embargo, me gustó más la versión del vídeo original… Pero lo importante es conectar el momento en que pasó, esta canción siempre se la dedicaré a mi primer amor (seriously, Carol?) ok, lo sé, pero lo importante acá es ese recuerdo inocente.

2. Escuchar una y otra vez la misma canción

Escucharla fuerte, escucharla suave, escucharla en el carro, escucharla acompañada, escucharla en el mejor momento, enriquecerla con personas, con pláticas, llenarla de memorias, sentimientos y amor.. o tristeza, todo depende lo que quiera recordar. Sé que muchos pueden decir: es que la vas a rayar y después ya no te va gustar. No, la idea, es que después de imprimir estas memorias, pueda dejar ir esas canciones y regresar a ellas cuando quiera o necesite revivir un momento. Hay canciones que se van solas.

Y para eso hay herramientas que te dicen qué escuchas más, como last.fm

3. Compartirla:

para que sea una memoria colectiva con diferentes historias

4. Sentirte identificada con alguna parte de la canción:

 hay muchas clases de canciones, pero las más fuertes tienen una parte importante de tu vida.

5. La necesidad de escuchar música nueva

Y el más importante:

Organizar música. Esto quizás es el factor más importante, porque claro, hay canciones que muchas veces no se vuelven tan relevantes como otras, pero escuchar un conjunto de canciones puede hacerte sentir más.

Lo que puedo decirles es que la música es poderosa y nos puede hacer sentir muchas cosas, más de lo que pensábamos.

You Might Also Like