Pensamiento -1, Vida

Liberarse

December 5, 2015
Liberarse

Estamos por terminar el año y siempre en esta temporada entro en reflexión, siempre en esta temporada tomo decisiones importantes, para cambiar o para mejorar mi vida.  Digamos que este año, me encerré en mi trabajo. Trabajé de lunes a domingo, no descansé algunos días importantes, me desgarré emocionalmente (el ambiente de oficina definitivamente es muy diferente al de una agencia, los problemas son más grandes y tu, ahora, eres el responsable de resultados) por mejorar algo que no era mío, como si fuese mío. Al final, más allá de la satisfacción monetaria, buscaba la satisfacción profesional, ya que estaba realizando actividades que nunca había hecho en mi vida y lo realicé de la mejor manera que pude, en el entorno que me encontraba. Sin embargo, doy por cerrado ese ciclo de aprendizaje intenso en el campo de batalla (es decir, “la calle”) donde hasta la paciencia y tolerancia se pusieron a prueba, claro, la satisfacción es grande.

También, es bueno recapitular que tuve un año en el que también me acomodé a mi circulo social, decidí reunirme únicamente para mi cumpleaños con los seres que más quería y decidí enfocarme en una sola persona, que se volvió mi confidente, mi amigo, mi punto de equilibrio en el universo, al que acudía todo el tiempo. Sin embargo, también liberé a esa persona, a que haga su vida,  considero que es bueno dejar libres a quienes atas sin querer y los limitas, sin darte cuenta, para que puedan liberarse y volar más alto o encontrarse a ellos mismos, solos.

Sin embargo, hay algunas cosas con las que no me he sentido cómoda, como el miedo a fracasar, a dejar que los planes que tomé me aten más, que no encuentre el equilibrio financiero, que me voy a quedar sola si trabajo mucho tiempo, que gasto mucho tiempo en mi (y también dinero), que estoy comenzando de nuevo a disfrutar a andar por el camino sola y aprender a conciliar el sueño, porque ahora solo estoy yo, y ya no puedo acudir a mi mamá como lo hacia antes.

No puedo quejarme. Tuve un año de cosas buenas y cosas no tan buenas. Pero ninguna que pueda catalogar mala. Simplemente fue el año de estabilización, donde simplemente quieres sentirte tranquilo y hacer únicamente un par de cosas.

Entonces, concluyo que es bueno liberarse, emprender, reconstruir y sentir que inicias de nuevo. Pero no desde un punto bajo, sino desde uno más alto… al cual ya llegaste, que te permita llegar más lejos. ¿Me explico?

No es levantarse, simplemente es apuntar a la siguiente estrella más grande.

 

Personal promise

You Might Also Like