Inspiración, Pensamiento -1

Enamorada de mi juventud. De mis veintitantos y vos.

June 3, 2013
coachella

coachella

Inspirado en una de las cosas que me muero hacer en mi vida: Ir a un Coachella.

La hora más extraña del mundo: 10:14.

Han pasado pocos días desde que cumplí cierta edad. Estoy en medio de la nada tratando de escuchar mis pensamientos. Pero de nuevo caigo en sus redes que son pegajosas pero esponjosas, algo parecido a una droga que te atrapa y no queres escapar.

Todos sabíamos de alguna manera que las cosas no iban a pasar como queríamos. No estábamos soñando. Estábamos todos borrachos de felicidad fingiendo que todo estaba perfectamente bien. El silencio nos encontró desnudos y sedientos de algo que no teníamos: miedo. En nuestra realidad el miedo no existía. Podíamos ser lo que queríamos. No era necesario soñar. Los sueños eran… sinónimo de realidad. Así que usar esa palabra, no era necesario. De hecho, soñar nunca existió.

Estábamos enamorados. Locos. Haciendo cualquier cosa menos sufrir.

Nuestras historias eran diferentes capítulos que completaban la historia imperfecta: todo era perfecto.

La música nos acompañaba a cualquier lugar. Los audífonos no eran necesarios. Simplemente ella era parte del ambiente. Como hojas que caen de un árbol. La encontrabas en cualquier lugar y como la sombra del árbol, te protegía y arrullaba. Como aire se metía a tus pulmones y limpiaba tus emociones, dejándote renovado siempre. Ajustándote para la escena del día.

La energía venía de todos los corazones. No era necesario dormir.

Hablábamos una sola lengua. Con la honestidad del corazón bajo la sonrisa de un niño.

Eramos jóvenes. Sedientos de lo desconocido.

Con los ojos más brillantes del mundo.

Sin rutinas ni horas. Descubriendo el mundo. Nunca mirando hacia atrás.

Sin remordimientos. Ni amarguras. Sin pasados ni futuros.

Solo el presente.

El presente que nunca se vuelve ausente.

Acompañados de aventuras. De dolores que en realidad eran amores.

Complacidos por los detalles de la vida.

Abrazados por la ambición de no ser nadie, pero ser todo para todos.

Uno solo.

Siendo jóvenes.

You Might Also Like