Vida

15 cosas que aprendí del 2015

January 10, 2016

Estoy escribiendo este post a diez días de haberle dicho adiós al 2015.

No lo pude escribir antes, a pesar que dejé en draft el titulo. Decidí ser objetiva y esperar hasta el último día para poder contemplar hacia atrás y analizar qué me había dejado ese año. Realmente lo quería lanzar el año pasado, hacerlo rápido, subirlo, irme en la “cola” de todas esas publicaciones de fin de año. Pero no, no lo hice. Me espere, me he tomado estos días para reflexionar y aunque algunas lecciones del 2015 están aún “interiorizandose” este es el mejor momento para compartirlas, para dejarlas presentes, para llevar el récord que año con año me gusta llevar.

El 2015, como les mencioné en otro artículo fue un año, de mucho mucho trabajo, de verdad, no había trabajado tanto como ese año, me comprometí al 100% más 1% con ello. Tener una estabilidad económica y laboral para mi era verdaderamente importante, había pasado años atrás viviendo sola y muchas veces, viviendo al limite. Pero esta vez decidí  darle prioridad a mi organización financiera, amor a quienes me daban amor y especialmente trabajar, trabajar y trabajar.

1. Constancia y dedicación

Todo lo bueno viene por parte de ser constantes, la constancia además te permite dominar lo que estés haciendo repetidamente, porque vas a encontrar formas nuevas, eficientes y rápidas para terminar sea lo que sea que estás haciendo, esa constancia te permitirá ser un master de lo que quieras ser. Cuando  inicias algo es difícil, pero a medida que pasa el tiempo, fortaleces el know how.

2. Los verdaderos emprendedores no se auto-denominan emprendedores

Sí, alguna vez de mi vida cometí el error de mencionar “Tech-entrepreneur” o “Social Media Marketing”, etc. Los verdaderos empresarios, emprendedores, etc, no tienen muchas veces tiempo para autodenominarse, su visión es tan profunda que ni siquiera la comparten, los emprendedores respetan su tiempo y son pocos los que están todo el tiempo sobre compartiendo las cosas.

3. Dejé de creer en el “branding personal” y comencé a creer en “Construir mi carrera”

Enfocando en que el mi “buen trabajo” hable de mi primero.

4. Respeto a las ideas 

Respetar las ideas de los demás como aspecto fundamental para poder lograr mis metas.

5. Al estar tan ocupada, decidí emprender con “nuevos amigos randoms”

Esas personas que se encontraban en la cafetería, esas personas que me atendían, esas personas que se encontraban en los lugares que más me gusta visitar me di cuenta que se hicieron mis amigos poco a poco, era necesario hablar con alguien de algo random. A veces pasaba con tanta presión que no me quedaba tiempo de hablar con nadie y estas personas me apoyaban a mantenerme al día.

6. Perder el miedo a amar

Ser vulnerable, no tener miedo si algo sale mal. Solo dar amor. Se recibe más.

7. Organización sistemática

Quizás me volví en una maniática por un tiempo con relación a la organización, pero la organización te permite tener menor grado de error, cuando creas un sistema de tiempos en tu cabeza y de respeto a ellos, te olvidas incluso de la organización.

8. Volver a lo análogo 

Aprendí a escribir en un Moleskine mis ideas, mis apuntes, todo. A veces hay mucha distracción intrusiva.

9. Escribir mis ideas en una libreta

Mi antiguo jefe me insista en que siempre debía tener una libreta con apuntes, a pesar que tuviese la computadora. Hay más claridad ahora en mis proyectos debido a esto.

10. Amar las ventas

Creo que a nivel profesional, estar en el área de resultados de una empresa, me hizo comprender el valor de un vendedor, del producto y también de los consumidores. Ahora soy una persona más enfocada en resultados, en que cada acción e inversión debe de tener un retorno y un beneficio.

11. Invertir dinero en mi persona 

En el 2015 me dí cuenta que había tenido anemia por quizás un par de años, no entendía porque me dolía la cabeza. Comencé por comprar lentes,  luego a ir al doctor, ir al dentista, tomar vitaminas, y también ser más coqueta. Descubrí lo mucho que me gustaba maquillarme y que no era una cuestión relacionada con la vanidad, sino con quererse uno mismo

Con esto inicié, no se imaginan la cantidad de dinero que invertí en todo lo que compré después. No me arrepiento. Aunque, claro, tuve que ahorrar para hacerlo. Ahora esto ya es parte de mi presupuesto.

12. El estrés es agotador 

Es difícil muchas veces lidiar con personas, de hecho este año, me tocó aprender a trabajar con personas mayores que yo, y a pesar que fue difícil en muchas cosas, el aprendizaje fue muy grande.

 

Life

A photo posted by Carol Monroe (@carol.monroe) on

13. Ser sentimentalmente independiente

Aún estoy aprendiendo y me ha costado, pero al ser una persona tan independiente, al vivir sola, cuando alguien entra a mi vida, me apego tanto a esta persona, que me cuesta despegarme. Pero ahora, después de mi última desvinculación, seré menos sentimentalmente independiente, la única persona de la que debo de depender soy yo.

14. Estar cerca de Dios y creer en el poder de la oración

Otro de los rituales que me gustaron mucho de mi trabajo anterior, fue que al iniciar y cerrar nuestras reuniones había una oración. Eso afectó mi manera de pedir las cosas y estar en sintonía con Dios.

15. Intentar cosas nuevas solo para aprender más.

Viajar. Probar nuevos sabores. Conocer gente nueva. En esos detalles esta la vida.

Intentar cosas nuevas para poder tener una visión más amplía de todo lo que existe.

Y claro, como bonus: ¡Amar lo que se tiene!

You Might Also Like